Aufruf – Spanisch

No hay prescripción para el asesinato
¡El asesinato es el único delito que nunca prescribe!

El 17 de agosto 1987, después de 46 años de encierro terminó la vida de el último preso de la cárcel mantenida por los aliados en Spandau (Berlín). Las circunstancias ya no están aclarados.

El mismo día se difundió el rumor que Rudolf Hess se había suicidado a la edad de 93. Después de unos días, los directores de la prisón encargados por los Aliados ofrecieron cuatro versiones diferentes sobre la forma en que sucediò el supuesto suicidio.

Con cada versión aumentaron las dudas sobre la credibilidad de la tesis oficial . Al mismo tiempo la familia del difunto, apoyada por grandes partes del público, intentaba investigar independientemente. Pero los resultados no encajaban con la versión oficial y por eso, hasta ahora, nunca fueron tenidos en cuenta. La razón por la que todavía no sabemos la verdad es que los ingleses han puesto bajo llave los actos para que sean inaccesibiles para el público. Sin esos actos permanecía imposible comprobar la existencia de pruebas para un suicidio o si se encubre un crimen.

En 2017 se cumple el trigésimo aniversario de la muerte de Rudolf Hess, y con esto concluye el periódo de suspensión de los actos correspondientes. Es la primera vez que parece posible revisar el caso por la vía legal y aclararlo lejos de la propaganda oficial.

El interese de la República Federal de Alemania clarificar la suerte de Rudolf Hess parece seguir siendo inexistente. 30 años después de su muerte, 72 después del final de la Segunda Guerra Mondial, 76 después de su vuelo a Inglaterra, todavía aparecen querer guardar silencio sobre la verdad. Una jugada no muy inteligente para un estado en el que debería garantir la igualdad de derechos para todos.
Sin tener en cuenta la importancia de una persona respecto a la historia contemporánea – el deber de un Estado de Derecho es la clarificación de las circunstancias de la muerte de una persona, si era asesinato o suicidio. En uno Estado de Derecho no debe ser posible silenciar el caso.

¡Nos reunimos el 19 agosto de 2017 en Berlín-Spandau para exigir el desbloqueo de los actos y así la revisión definitiva de las circunstancias de la muerte di Rudolf Hess!
¡30 años de presunciónes y propaganda son suficientes!

Nuestro trabajo para la manifestación bajo el lema “¡No hay prescripción para el asesinato! Desbloquead los actos – ¡queremos justicia y no venganza!” estará acompañado por este sitio durante los próximos meses.